martes, 5 de junio de 2012

Brioche Nanterre.

Hasta que, dejando que los grupos infinitesimales de wurtemburgueses, guardias prusianos, cazadores alpinos, obreros de Manchester y antiguos alumnos de Eton siguieran buscando su condena eterna bajo la cálida lluvia, subieron al tren que iba a Paris. Se tomaron bocadillos de mortadela y queso bel paese preparados en la cantina de la estación y bebieron vino de Beaujolais. Nicole estaba absorta y se mordía los labios incesantemente mientras leía las guías de campo de batalla que se había traído Dick. Verdaderamente, Dick se lo había estudiado todo por encima y lo había simplificado de tal modo que había conseguido darle más o menos el aspecto de una de las fiestas organizadas por él.

Suave es la noche, Francis Scott Fitzgerald.


Un brioche de miga tierna, poco dulce, que puede acompañar tanto un poco de queso y fiambre como convertirse en la tostada perfecta. Ideal para llevarse en el bolso aunque nuestro destino no sea la costa francesa que frecuentaban Dick y Nicole. Y de Argentina vía París, una confitura que sobre una rebanada de brioche tostado me alegra las mañanas, gracias Martin.


Ingredientes:

- 350 gr. de harina de fuerza.
- 45 gr. de azúcar blanca.
- una pizca de sal.
- 22 gr. de levadura fresca.
- 4 huevos recién sacados del frigorífico.
- 220 gr. de mantequilla, punto pomada.
- 1 huevo batido para pincelar.



Todas las recetas que encontré insisten en que para obtener un buen resultado es necesario amasar con máquina. Yo utilicé el programa de "masa para pasta" de la panificadora. También insisten en estos puntos:
- Los huevos tienen que estar fríos, recién sacado de la nevera.
- la mantequilla se incorporará a la masa solo después de haber amasado durante 10-15 minutos el resto de los ingredientes.
- la levadura no debe entrar nunca en contacto directo con la sal ni el azúcar, se integrarán solo durante el amasado.
Vertemos la harina en el tanque, hacemos un hueco en el centro y cascamos los huevos, añadimos sobre estos la sal y el azúcar. Deshacemos la levadura sobre la harina evitando que entre en contacto directo con la sal y el azúcar. Amasamos durante diez minutos. Pasado el tiempo, añadimos la mantequilla pomada y amasamos unos 15 minutos. Dejamos reposar y levar en la misma panificadora entre 1 hora-1hora 30'.
El resultado no es una masa que se deje manejar, no es precisamente líquida pero no podríamos amasarla.  Esa es la textura y tras los levados veremos que parece que hace "miga" en crudo. Volcamos la masa sobre un cuenco que cubrimos con film transparente y llevamos a la nevera. Yo la dejé reposar una noche.
Recuperamos la masa, hacemos bolas que iremos colocando de dos en dos en un molde alargado y dejamos templar y levar en el horno unas 2 horas. Los tiempos son siempre aproximados, varían en función de las condiciones de humedad, temperatura, ingredientes... Pincelamos con el huevo batido y listo para meter en el horno.
Horneamos a 180º  durante 15', bajamos a 160º y otros 15'. Comprobamos metiendo la punta de un cuchillo y si sale limpia, voilà la brioche!

14 comentarios:

  1. Estas masas pegajosas que no se dejan amasar, consiguen unos panes extremadamente tiernos, meterle más harina lo dejaría como un ladrillo.
    Hace tiempo que no hago esta receta en particular, a mi madre le encanta.
    Me lo has recordado;)

    ResponderEliminar
  2. Magnifique Brioche sont aspect est délicieux, j'ai adoré cette recette, Bravo

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el brioche para comer con fiambre pero también con mantequilla y mermelada, en realida me encanta el brioche y no es fácil conseguir uno bueno. Ese tuyo tiene toda la pinta de serlo así que lo haré siguiendo todos tus consejos, lo de los huevos del frigo me sorprende pero lo haré. Lo del levado en la nevera me gusta, deja las masas más blandas ideales para darles forma.... que ganas de hacerlo! Besos

    ResponderEliminar
  4. con el hambre que tengo en este momento. buenísimo, lo haré. gracias pienso hacerte caso en todo. bsss

    ResponderEliminar
  5. Madre mía! que pinta!, (Como me gusta Fitzgerald!, casi tanto como el pan;))

    ResponderEliminar
  6. Tiene un aspecto muy rico..besos

    ResponderEliminar
  7. Vaya miga esponjosa y amarillita, delicioso, voy a probar a hacer todo el proceso en la panificadora;)

    ResponderEliminar
  8. Se ve delicioso, y con esos acompañamientos.......Ummmm!!!. Besos

    ResponderEliminar
  9. Tienes razón con le que de al brioche le va todo: lo dulce y lo salado y hasta solo. El problema es que empiezas y te has de obligar para terminar. Hay esa voluntad!!!!

    ResponderEliminar
  10. Realmente te ha quedado un brioche estupendo, con u color ideal, imagino el olor que desprendía tu cocina....que lujo! sin duda no hay nada mejor para acompañar tanto lo dulce como lo salado! un beso

    ResponderEliminar
  11. Le tue citazioni libresche mi incantano sempre, abbiamo lo stesso background letterario... quel libro è splendido. Come la brioche!
    Per il pesto di rucola: frulla due, tre manciate di rucola con 50 gr di parmigiano (o formaggio duro) e due manciate di pinoli. Aggiungi olio d'oliva quanto basta per renderlo fluido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grazie mille Serena, lo farò senz'altro!!

      Eliminar
  12. divino, me ha enamorado la masa nada más verla tras la fermentación, esto hay que probarlo. UN BESO!!!

    ResponderEliminar
  13. Y yo sin amasadora!! Bueno, tendré que hacerme con una.
    Besos!

    ResponderEliminar